La República Dominicana  inició a finales de la década del  90, un proceso de capitalización y privatización de las empresas eléctricas, tanto en la generación como en la distribución de energía, proceso que fue impulsado y promovido por el presidente de la  Republica, Dr. Leonel Fernandez Reyna...........
Este proceso de capitalización, que desde el principio tuvo sus defensores y  detractores, logró sustanciales cambios y modificaciones, en el sistema energético  nacional. La instalación en el país de nuevas plantas  generadoras de electricidad  de mayores capacidades y eficiencias, así  como la incorporación  a la cesta de generación, de combustibles de menor costo de generación, como el carbón  y el gas natural, permitieron aumentar la capacidad instalada efectiva al  sistema energético nacional.

La instalación de la planta de AES Andrés  con 300 MW,  la conversión de las plantas Los mina IV y V, con  225 MW  a gas natural,  la planta Monte Río Power,  así como la remodelación del parque ITABO, y la reconversión   a gas natural de la planta Cogentrix, con otros 300 MW ,actualmente en ejecución , entre otras acciones, son solo algunos de los ejemplos  de ampliación del sistema energético que  puede exhibir positivamente,  el proceso de capitalización del subsector eléctrico.

Esta transformación  permitió también, sacar de operación un gran número de plantas obsoletas e ineficientes que hacían cada vez más cara la producción de energía en el país.

Sin embargo la  capitalización, trajo también consigo, la  atomización del sistema eléctrico y con ello la separación de las diferentes actividades envueltas en dicho proceso, como son Generación, transmisión y Distribución.

Las pérdidas técnicas y no técnicas acumuladas en este negocio, la no integración vertical  de las actividades envueltas en el sistema eléctrico, así como los constantes atrasos de pagos  por parte del gobierno a las generadoras, indican, que ha llegado el momento  de una reestructuración profunda del sistema energético, mediante  la  cual, se rediseñe toda la estrategia, que garantice el fortalecimiento de este sector., así como su independencia financiera.

Es necesario entonces, continuar con los planes de instalación de otros parques de generación a carbón, que permitan abaratar los costos de producción, es preciso también  continuar   la reconversión  a gas natural, de aquellas plantas diesel, que permita el uso de este combustible limpio y mucho mas económico que el gasoil.  Continuar dando los pasos para la instalación de proyectos con energías alternativas como la eólica, Solar, minis hidroeléctricas etc.

Otro aspecto en el cual  es necesario  continuar dando pasos  certeros por parte del gobierno, es la renegociación de los contratos onerosos  que sobrecargan al estado  con millonarios subsidios  que tienen que ser  cubiertos mensualmente por el gobierno dominicano. Esta renegociación que se ha estado llevando a cabo, debe ser retomada, cada vez con más fuerzas, pues la misma  representaría  significativos ahorros para el gobierno y  la obtención de grandes recursos  para ser dedicados a la salud, la educación y a la inversión social en general.

Un aspecto  importante a tomar en cuenta en la búsqueda del mejoramiento de la carga energética, es la necesidad de iniciar un programa serio de exploración petrolera en el país, para lo cual   deberá contar con el apoyo de países  amigos como Brasil, Venezuela, Cuba, quienes ya han recorrido el camino y acumulado experiencias que pueden ser transmitidas en esta tarea de exploración.



Concentremos pues, todos los esfuerzos  necesarios como nación que permita la solución definitiva del problema energético  de la Republica Dominicana, que tanto preocupa a toda la nación



Ing. Raul Herrera
Experto Enrgetico.